9 sencillas formas de hacer presente a Jesús en tu vida

Anímate…¡No es tan difícil!

9 sencillas formas de hacer presente a Jesús en tu vida

¿Cómo hacer presente hoy a Jesús resucitado?

Aunque a muchos nos cueste, hay maneras simples de hacer presente a Jesús en distintas formas en nuestra vida diaria. En nuestro trabajo, en nuestro hogar y en hasta en todo lo que hagamos y expresemos. A continuación, te presentamos 9 formas de hacerlo:

  1. A través del encuentro personal con Jesús. Él está «con nosotros» de cuerpo presente en la Santísima Eucaristía, y también están «en nosotros» por medio del Espíritu, en cómo nos expresamos, en las obras buenas que hacemos.
  2. Desarrollar nuestros sentidos (ver, oír, tocar, etc.) para saborear la presencia del Señor crucificado y resucitado en nosotros mismos, en la gente buena que nos rodea y en cualquier signo de esperanza y amor que nos sale al camino.
  3. Presentar en la oración al Señor todos los problemas de nuestra vida, y preguntarle: “¿Qué piensas de esto? ¿Cómo harías Tú en mi lugar?”
  4. Salpicar nuestra conversación con frases como «Gracias a Dios», «Gracias a Dios y a la Virgen», «Providencialmente», «¡Dios mío que bueno!». «¡Santísimo Jesús!».
  5. Conservar la tradición de pedir la bendición; de decir al despedirse en la noche “Hasta mañana”, respondiendo: “Si Dios lo permite”. Y decir al encontrarse en la mañana “Buenos días”, respondiendo: “Buenos días en Dios”. Los cónyuges también deben pedirse la bendición a diario al despedirse cada uno a sus labores o cuando alguno salga por un mandado. Es muy importante la bendición de los cónyuges el uno con el otro en el Matrimonio.
  6. Poner a los hijos nombres de santos/as, y contarles acerca de su vida. Esto no puede perderse.
  7. Antes de las comidas al menos hacer la señal de la cruz. Pero también hacer que el más pequeño de la casa rece algún verso fácil. Por ejemplo: “El Niño Jesús nació en Belén; bendiga la mesa y a nosotros también”. “Familia que reza unida, se mantiene unida”.
  8. Tener cuadros o símbolos religiosos en la casa, en la habitación, en el cuello o muñecas. Algunos muy valientes les he visto con un Rosario como empuñado en su mano y le van rezando a la Virgen y a Jesús.
  9. Y, sobre todo, amarlo y servirlo cada día, con sencillez y esperanza, en nuestros hermanos más sencillos, más pobres, más necesitados. Sabiendo que en ellos es a Él a quien estamos amando y sirviendo. Tratar a todos con respeto y alegría


Autor: Padre José Martínez de Toda, S.J

Artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Fuente: Aleteia

Puedes compartir en las redes.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin